¿Qué es la fimosis? 21 noviembre, 2017

La fimosis (del griego phimos) es el estrechamiento del prepucio que impide descubrir el glande.

El prepucio es la piel que rodea el glande. En el momento del nacimiento la oculta totalmente y está fuertemente adherido a él, por tanto, podríamos decir que la fimosis en los lactantes es totalmente fisiológica. El grado de retractilidad del prepucio va aumentando con la edad, de forma progresiva. A partir de los 3 años el 90% de los prepucios son retráctiles.

Fimosis fisiológica del lactante

Una buena práctica es posponer cualquier tratamiento hasta al menos los 4 años de edad, si antes no ha habido clínica (balanitis de repetición o infecciones de orina). Un anillo laxo no debe ser tratado, ya que suele ceder con el paso del tiempo. Las adherencias balanoprepuciales son fisiológicas y ya se irán separando. Los anillos severos, en cambio deben tratarse quirúrgicamente.

Adherencias Balan-prepuciales

La circuncisión – del latín circum (alrededor) y caedere (cortar) – es la escisión total o parcial del prepucio que recubre el pene. Actualmente sus indicaciones obedecen a razones médicas, culturales o religiosas.

Intervención de fimosis

como se hace la intervencion de la fimosis

Se cree que la circuncisión reduce la incidencia de cáncer de pene y cervical, protege sobre las infecciones de transmisión sexual y disminuye el porcentaje de infecciones del tracto urinario. Sin embargo, hay estudios que en cambio demuestran que la circuncisión no disminuya el riesgo de enfermedades venéreas, pero sí disminuye la incidencia de infecciones de orina.

Las pomadas de corticoides pueden ser útiles en los casos de anillos estrechos o fimosis discretas, pero no se debe realizar el tratamiento más de un mes. La maniobra de retracción no debe ser más dolorosa, ya que las maniobras forzadas pueden desencadenar desgarros, balanitis y cicatrices hipertróficas.

Así pues, se recomienda operar de fimosis a los pacientes antes de los 4 años si han tenido balanitis de repetición o infecciones de orina ya partir de los 4 años si presentan un anillo estrecho, prepucio hipertrófico o freno corto.

El propósito principal de la intervención es conseguir bajar la piel del prepucio para descubrir el glande, poder realizar una higiene normal del pene y poder mantener relaciones sexuales satisfactorias en un futuro.

La intervención no está ausente de complicaciones. Las más frecuentes son edema, sangrado y estenosis de la uretra.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *